ORIGEN / Cofradía del Rollo de Jumilla

Primera reunión para la Fundación de la Cofradía, 1942

Al hablar del origen de la “Cofradía del Rollo”, sería difícil de expresar hoy, 64 años después, lo que impulsó a un grupo de jumillanos, vecinos todos del rollo, a fundar esta Cofradía que sería una de las mejores y más importantes de nuestra Semana Santa y desde luego la más importante en el momento de su fundación, pues surgió con tal fuerza y entusiasmo que el primer año salieron casi cien nazarenos, cuando en aquellos tiempos tan difíciles, de posguerra, las hermandades no eran tan numerosas como hoy en día.

Por todo ello, parece lo más correcto y mejor, transcribir a continuación las palabras, del propio puño y letra, del primer secretario de la Cofradía, D. Pedro Luis Martínez Guardiola, y que escribió como apertura del primer Libro de Actas de la Cofradía y que nos va a introducir, con su calida prosa, en los años cuarenta y en aquella primera reunión, que daría lugar, a la fundación de la “Cofradía del Rollo” y que dice así:

En una deliciosa mañana del mes de abril, en el día de Viernes Santo, día propicio para forjarse ilusiones ya que las delicias que ofrenda parece que despierta los sentidos, se juntaron en la “Cervecería Imperial”, varios amigos, cuyos nombres inserto, no por dar realce precisamente a dichos señores, sino porque es justo consignarlo ya que la determinación que tomaron ha influido e influirá enormemente para que la Semana Santa de Jumilla no decaiga. Hacían muy pocas horas que habían pasado las procesiones por la misma calle que servia de escenario a la reunión, para que los corazones de estos buenos jumillanos se olvidasen de que a pesar de haber vivido días de inefable emoción, también se había evocado y echado de menos aquellas procesiones de años anteriores en el que el espíritu y la emotividad de los jumillanos vibraban al unísono llenos de alegría y contento. Los reunidos llenos de nostalgia, miraban hacia atrás y con verdadero cariño dejaban correr la imaginación que les deleitaba reflejándoles fielmente aquellos días en que varias bandas de música de fama reconocida, animaban con sus marchas religiosas el cortejo procesional, dando realce y animación, con los pasodobles a los inimitables desfiles de las cofradías y hermandades, llenos de colorido y viveza.

Asistentes a la reunión de Referencia: